Policías y civiles se confrontan por no acatar medidas sanitarias

Un video que circula en redes sociales y que fue grabado el pasado jueves en el centro de Acatlán, muestra el momento en el que elementos de la policía municipal forcejean con dos civiles, a quienes detienen tras presuntamente ponerse agresivos al solicitarles que guardaran distancia y usaran cubre bocas, mientras permanecían en un pequeño centro comercial.

Entre jaloneos, dimes y diretes, los dos civiles tratan de evitar su detención, incluso, uno de ellos emite un par de golpes hacia un elemento policiaco; mientras que quienes graban, acusan a los policías (cuatro hombres y una mujer) de abuso hacia los detenidos, por no llevar el cubre bocas.

Al respecto, la directora de Reglamentos de Acatlán, Jazmín Licona González, explicó que, de acuerdo con el video de una cámara de seguridad de un local en dicho centro comercial, los oficiales les solicitan a ambos varones, quienes se encontraban juntos en una banca, que mantuvieran la sana distancia y utilizaran el cubre bocas en la medida de los posible.

En respuesta, los civiles presuntamente respondieron de forma grosera y ofensiva hacia los oficiales, y en los reclamos, unos de los hombres suelta un golpe a un elemento de seguridad, por lo cual tratan de contenerlo.

“Los policías actúan porque las personas los agreden”, aseguró la funcionaria. También recordó que, ante la pandemia, parte de las labores de la dirección de Seguridad Pública es conminar a la ciudadanía a que acaten las medidas de higiene para prevenir el contagio de coronavirus.

Aunque testigos del hecho aseguran que los elementos policiacos llegaron en un plan de abuso, las autoridades locales insistieron en que la labor policiaca se ha centrado en hacer el llamado a la ciudadanía para tomar las medidas de prevención necesarias, como disuadir grupos de personas, regalar cubre bocas y solicitar que mantengan la sana distancia.

Los dos hombres fueron detenidos y llevados a barandilla, pero fueron liberados tras llegar a un convenio con el oficial agredido físicamente, según las autoridades.