Recuperan ventas los hoteleros, alcanzan 50 por ciento de ocupación

Pasar al color naranja en el semáforo epidemiológico ha permitido que la actividad comercial se recupere paulatinamente y con ello, el sector hotelero ha tenido un repunte que llega al 50 por ciento por ciento de ocupación.

Luis Rey Doroteo Rosales, vicepresidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Empresas Turísticas de Hidalgo (AHRETH), recordó que los meses de abril y mayo fueron los más críticos, tanto para restaurantes como para hoteles.

“La COPRISEH nos implementó la ocupación al 15% y tuvimos que cumplir todas las medidas sanitarias, además nos hicieron énfasis en que si detectábamos a algún huésped con sintomatología de Covid-19, se diera aviso”, comentó.

Señaló que a partir del semáforo naranja, el sector hotelero tiene permitida una ocupación del 50 por ciento y esto ha derivado en una recuperación de su economía, ya que trabajaban con un 10 o 15 por ciento.

“Ahorita andamos al 40 o 50 por ciento y en algunos casos al 60 por ciento, esa es una buena noticia, no llegamos a más porque estaríamos quebrantando las recomendaciones del sector salud”. 

Reconoció que esto es consecuencia de la semaforización, pero también de la buena intención que tiene el concejal presidente, Fernando Lemus Rodríguez, quien abrió los horarios al comercio y con eso, activó un círculo virtuoso.

“Al vender más el comerciante de la ciudad o la región, los agentes retoman sus actividades, vienen más constantemente y el trasiego de mercancía que normalmente proviene de la Ciudad de México, se incrementa y eso nos permite tener la ocupación en un 50 por ciento”.

Incluso, dijo, que en una reunión con el comité de la AHRETH coincidieron en que si se les permitiera la ocupación hotelera al 100 por ciento, sin duda alguna alcanzaría el 80 por ciento de ocupación y ventas en los restaurantes.

Respecto a despidos de personal, Doroteo Rosales indicó que al inicio de la pandemia se respetó la indicación del Gobierno Federal de otorgar el sueldo a sus trabajadores y darles la indicación de que se resguardaran en casa. 

Después del mes, los empresarios establecieron acuerdos y negociaciones con los empleados y ellos aceptaron, de tal manera que, en términos generales, quizá fue un cuatro por ciento de personal que dejó de laborar, pero fue por decisión propia del trabajador