Sangre Guerrera: el estricto profesor de Lucha Libre

La noche del pasado jueves 4 de febrero, perdió la batalla contra el Covid-19 el reconocido luchador tulancinguense y formador de grandes talentos luchísticos, Julio Islas Rueda, mejor conocido en el cuadrilátero como “Sangre Guerrera”.

El profe Julio era reconocido en Tulancingo no solo por su trayectoria, sino también por ser formador de destacados luchadores como Súper Crazy, Crazy Boy, Paranoiko, Pesadilla, Violento Jack, Rocky Lobo, Dinastía, Láncelot y muchos más. Prácticamente, es el forjador de la Dinastía Crazy.

Crazy Boy, uno de sus pupilos destacados, señaló que su primo, Julio Islas, fue quien le inculcó, junto con su madre, el amor y respeto a la lucha libre. “Fue parte fundamental de las ganas que tuve de salir de Tulancingo a buscar otras oportunidades, ya que él me decía que no quisiera que yo fuera del montón”.

Recordó que en los años 80’s y 90’s fue un ídolo de la famosa Arena Libertad de Tulancingo, quien además representó al municipio dignamente a nivel nacional.

“Él fue un gran mentor de muchos luchadores de aquí de Tulancingo, Hidalgo; incluso fue el maestro de Súper Crazy, que por esa mentalidad y consejos que le daba, lo motivó y le hizo tener esa seguridad de buscar y romper horizontes, y ahora convertirse en un trotamundos”, agregó.

“Yo creo que él fue quien puso la raíz para que todo el mundo reconozca a Tulancingo como una gran escuela de luchadores a nivel mundial”, concluyó.

Por su parte, el también luchador profesional y profesor de la Escuela Municipal de Lucha Libre, Paranoiko, agregó que Julio Islas fue un gran maestro “que no solo nos enseñó a luchar, sino también a amar este deporte al grado que varios, nos nacieron esas ansias de compartir lo que aprendimos en la lucha libre.

“Es algo muy doloroso, pero nos vamos a quedar con los buenos momentos, él así lo hubiese querido. Él nos enseñó a ser responsables, a ser duros. Decíamos, queremos ser luchadores, pero el profe Julio nos está preparando para las olimpiadas, ya que sus entrenamientos realmente eran muy duros; pero gracias a ellos, hemos logrado poner el nombre de Tulancingo en muchos lugares”.

Finalmente, manifestó su orgullo de continuar con el legado del “Profe Julio” en la formación de futuras promesas, “es un trabajo que amo y que hago de hace varios años, en ningún momento me voy a comparar con el profe Julio, él está en un lugar privilegiado; yo continuaré haciendo mi propia historia, pero siempre recordando que las bases de todo lo que hemos hecho, lo que hemos logrado, vienen de él, del profe Julio”.