Promueve Salvador Sosa reformar la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para el Estado de Hidalgo

El Diputado de Morena Salvador Sosa Arroyo, sometió a consideración del Pleno del Congreso del Estado una iniciativa que reforma la fracción V del Artículo 26 de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para el Estado de Hidalgo, la cual busca que los menores que hayan sido separados de sus familias y que se encuentren en mitad de un conflicto legal no sean separados de sus redes familiares de apoyo por más de un año.

Al desarrollar su exposición de motivos, el legislador morenista indicó que la formación y educación de los seres humanos es un proceso donde la presencia de vínculos humanos seguros, constantes y disponibles es condición necesaria para su correcto desarrollo.

Mencionó que no se debe de olvidar que muchos delitos se explican por criminales marcados desde la infancia por la violencia, el descuido, el abuso y el abandono, muchos de ellos fueron infantes carentes de vínculos con personas que los humanizaran y le entregaran los afectos necesarios en casa.

Todo esto derivado de cifras plasmadas en reportes oficiales en donde se estima que 163 millones de niños en 93 países carecían de padres permanentes, es decir, niños que crecen con la carencia de uno o de los dos padres por diversas situaciones, ya sea de corte económico, sanitario, judicial o migratorio.

Sin olvidar que el año pasado, fue presentado el informe anual de UNICEF, denominado “Importantes avances y persistentes desafíos para la infancia en México”. Dicho informe revela las grandes dificultades que enfrentan los menores, mismos que el Estado mexicano debe priorizar a través del impulso de las siguientes dimensiones de intervención como son el desarrollo infantil temprano, la educación, la salud y nutrición y la protección contra la violencia.

Todos estos problemas deben ser enfrentados para garantizar los derechos de las niñas y niños a razón de evitar el abandono, así como el riesgo de violencia, abusos y daños en su desarrollo cognitivo, social y emocional del que pueden ser sujetos, estando alejados de sus familiares de apoyo durante el proceso legal, concluyó el legislador.