Restringe Presidencia Municipal actividades para cortar cadena de contagios

A partir de este 12 de enero y hasta el próximo 24 del presente mes, la presidencia municipal de Tulancingo restringirá sus actividades y recortará al mínimo la presencia del personal en activo, quedando, únicamente en operaciones aquellas áreas que sean de servicio para la ciudadanía, como son las cajas de cobro, para mitigar riesgos de contagio entre el personal operativo y administrativo de la alcaldía.

La determinación fue tomada por el presidente Jorge Márquez Alvarado en congruencia al panorama epidemiológico que impera en este momento y en donde es menester cortar las cadenas de contagio; de ahí que deban establecerse estrategias en concordancia a lo dictaminado por las autoridades de salud, entre ellas la reducción de movilidad.

El mandatario local fue enfático y aclaró que no es un periodo vacacional para el personal de presidencia.

Las secretarías y direcciones ya cuentan con lineamientos específicos para corroborar productividad y el cumplimiento al trabajo que sea asignado al personal que esté en resguardo preventivo.

La Unidad de Innovación Gubernamental será quien realice el monitoreo digital de las actividades de los servidores públicos que estén en resguardo en sus casas, y se ha advertido que las personas que sean sorprendidas en otras actividades que no sean propiamente de resguardo, se tomarán medidas por la Dirección de Recursos Humanos.

Se informó que tras el retorno del período vacacional, se realizaron 200 pruebas al personal de la alcaldía, de los cuales se detectaron 40 con sintomatología Covid-19 y se les realizó pruebas PCR, resultando 15 casos positivos a Covid-19 y eso hizo necesario tomar precauciones ya que Hidalgo ha registrado incluso cifras récord de contagios en un solo día.

Para el alcalde, se dijo, es premisa mantener y reforzar las medidas que se requieran para evitar una rápida propagación de contagios, por lo que se estableció que esta semana y la siguiente serán fundamentales en el propósito de desacelerar el ritmo de contagios; de ahí que se decidiera dar cumplimiento a los acuerdos del Comité Jurisdiccional de Seguridad en Salud y limitar la cantidad de colaboradores en oficinas administrativas y tener el mínimo de personal garantizando así la sana distancia.